Examen de Ascenso

Nuestro club tiene el objetivo de velar por la formación técnica y filosófica del Karate-Do practicado en nuestro Dojo. No pretende poner metas inalcanzables, sino reconocer el esfuerzo físico-técnico y la actitud demostrada por los aspirantes, todo ello en función de sus características y posibilidades.

Nota: En el examen se preguntará el marco teórico.

Los requisitos administrativos necesarios para presentarse a examen son:

  1. Llevar el tiempo mínimo reglamentado en el grado anterior.
  2. Registrarse en la plantilla de inscripción. Adjuntar fotocopia de identidad y cancelar el derecho de examen de acuerdo al grado (°Kyu / °Dan)  a evaluar.
  3. Estos requisitos deberán entregarse en la secretaría del club, en el plazo máximo de 48 horas antes de la celebración del examen. Quedando fuera de plazo todas las solicitudes posteriores.
  4. Si el grado no es aprobado puede examinar en fechas extraordinarias después de un mes hasta lograr su promoción.
  5. Todo alumno deberá presentar antes de su examen el PAZ Y SALVO por todo concepto con el club u organización, de lo contrario pierde este derecho.
  6. Los alumnos convocados deberán estar en el lugar del examen 30 minutos antes de la hora indicada en la citación entregada previamente.

Los cinturones Shodan Ho / °Dan adicional al costo del examen y horas, deben cumplir con los demás requisitos impartidos como: horas sociales, Seminarios de arbitraje, seminarios de Kata, seminarios de Kumite, seminarios Nacionales y seminarios Internacionales con su debida Certificación.

  • Shodan Ho – 144 Horas –
  • I Dan – 48 Horas –
  • II Dan – 48 Horas –

 

Aspectos del examen de Karate Do

Un practicante de karate está sometido continuamente a presiones y pruebas. El entrenamiento duro, la fatiga, el silencio obligatorio, son algunas de esas presiones. El examen es otra prueba que el karateka debe superar.

El examen no es importante por el color del cinturón recibido, sino por la mentalidad con que debe ser realizado. Continuamente insistimos en que los aspectos mental y espiritual del Karate son los beneficios más útiles y duraderos que proporciona su práctica. Muy pocos karatekas llegan a comprender el dominio de sí mismo que se obtiene, estudiando la importancia del saludo, de comenzar y terminar correctamente un kata, de concentrarnos sinceramente en el ataque y la defensa y de permanecer alerta siempre después de realizarlos.

La mayoría de los karatekas piensan que estas ventajas son aplicadas solamente en el campo de la defensa personal. Pero, ¿no necesitamos acaso de la cortesía y el respeto para vivir lo mejor posibles con los demás? En la agitada y competitiva vida actual ¿no precisamos reunir nuestras fuerzas, luchar para trabajar y estar atentos ante la despiadada competencia con que nos enfrentamos a diario?

Un espíritu fuerte y una mente alerta ¿no son acaso de gran importancia en el breve instante en que se juega la vida, desde que se enfrenta a una agresión callejera, hasta un accidente de auto?

La práctica total del Karate, no sólo en sus aspectos físicos, es un medio extraordinario para conocernos, saber de nuestra capacidad de resistir y refugiarnos en un sistema que busca los valores humanos profundos, que cada día más, parecemos olvidar e ignorar. Durante un examen, se debe demostrar en pocos minutos, lo que ha trabajado durante muchos meses. Quizás en ese momento no esté en su mejor forma física, o ha tenido un día duro de trabajo o estudio, o se está recuperando de una dolencia que ha mermado sus fuerzas. Ó tal vez está bien entrenado y llega al examen en óptimas condiciones y, al presentarse, una sensación en el estómago y un creciente nerviosismo le impiden actuar con claridad y firmeza.

Bien, ésos son los casos en que sólo la actitud mental nos puede permitir aún rendir un buen examen. Obviamente, si no es eficiente en su nivel técnico actual, no es presentado a examen para el nivel inmediato superior. La única forma de merecer ser examinado, es acumulando entrenamientos, conocimientos, y ejecutando con soltura las técnicas de su actual nivel.

Requisitos indispensables del aspirante

El candidato a obtener un kyu, deberá pasar un test técnico que comprende: técnica básica (kihon); “forma” (kata); y sus aplicaciones con un adversario real (kumite)

Para cada nivel se solicitan las técnicas correspondientes, que las encontrará en el apartado dedicado a ello.

  • La actitud.
    La distracción y la falta de concentración, son factores negativos que se agregan a la tensión sufrida antes y durante un examen y, ambas disminuyen en gran medida las posibilidades de un candidato.
    En un examen se deben de demostrar las mejores virtudes en ese momento de su vida de karateka. No tiene sentido que los factores de inseguridad y miedo hagan tanta mella en usted que le impidan ejecutar una técnica que en clase ha realizado con soltura cientos de veces. Llegar al lugar con la justa anticipación, vestir el karategi y el obi firmemente, pero permitiendo la amplitud de los movimientos, comenzar suavemente el calentamiento, aumentando luego su intensidad y mantenerse en movimiento durante el período de espera, no conversar, fijando en la mente el objetivo de rendir el máximo en cada bloqueo, en cada kata, en cada desplazamiento y, observar el examen de los demás, son todos elementos que refuerzan su confianza y seguridad.
  • Presentación.
    Preséntese con un karategi limpio, con el obi correctamente anudado, transpirando ligeramente debido al calentamiento óptimo. Manténgase digno, ni tenso ni relajado en demasía, ni mudo ni sonriente; simplemente con decisión, dispuesto a demostrar lo que se le solicite, dando lo mejor de sí.
    Saludará al tribunal de forma correcta al ser llamado y al retirarse. Desde le lugar que se le ha designado, en Yoi, escuchará las técnicas que le solicitan, y luego de haberlas entendido, “explotará”, realizándolas con velocidad y kime. Si no entendió lo que le solicitaron, levantando la mano, pedirá amablemente que se lo repitan.
  • Ejecución.
    Si comete un error, o confunde el orden de un movimiento, continue la ejecución hasta el final tratando de corregirse de forma natural.
    El examinador comprende que puede producirse una confusión por la terminología japonesa, y quizás solicite una nueva ejecución si la actitud del examinado es correcta, si mantiene la sangre fría y no busca excusas permanentemente, tales como la emotividad, nervios, etc.

En su examen, observe y cumpla estos factores:

  1. La mirada: viva, atenta y concentrada. Las faltas más comunes son: cerrar los ojos, mirar al suelo u otro lugar que no sea el adversario real o imaginario.
  2. Respiración: explosiva en las técnicas y especialmente en el kiai.
  3. La cadera: poderosa y siempre como motor de arranque de cada movimiento.
  4. Hombros: encajados en su articulación.
  5. Piernas: firmes. Las piernas flojas no permitirán ninguna técnica potente. La compensación con los pies es una falta grave.
  6. Kime: debe ser total. Puños bien cerrados, pierna trasera extendida, todo el cuerpo en tensión al bloquear o atacar.
  7. Sinceridad: es preciso atacar y bloquear realmente. La sinceridad evidencia el verdadero nivel, la sensación interior que se manifiesta al ejecutar una técnica. No debe confundirse esta sensación con la violencia o el apresuramiento en las ejecuciones.

Es importante tener en cuenta que en un examen de kyu, los examinadores no prestan atención a los pequeños detalles, sino juzgan a través de una sensación general, reteniendo las cualidades del candidato ó sopesando la importancia de los defectos que lo hacen mediocre.

Un cinturón negro debe ser un karateka que ha adquirido una cualidad indefinible que no perderá jamás. Parte de esa cualidad es la visión y conducta que ha obtenido por una actitud correcta en todos sus exámenes de grado.

  • Forma de ejecución del kihon.
    Desde el punto de partida asignado, se ejecutará cinco veces cada técnica, la última con kiai.
  • Forma de ejecución del Kumite.
    Asignados los combatientes, se enfrentarán en el punto de partida. El atacante indicará con voz marcial el nivel al que lanzará el golpe, jodan primero, chudan después. Cada técnica, la definitiva del atacante y la defensiva, irán acompañadas de kiai. Todas las técnicas se ejecutarán a derecha e izquierda.
  • Forma de ejecución del kata.
    Desde el punto de partida asignado, el karateka ejecutará el kata desde la posición de yoi hasta la última técnica, permaneciendo en ésta hasta la indicación de yame. Al comenzar el kata y al finalizarlo se realizará el saludo. Al comienzo se gritará el nombre del kata con voz marcial.

 

 

EXÁMENES Y PROGRAMAS DE ASCENSO

En los siguientes links, se podrá encontrar toda la información de los diferentes programas de grado adoptados por la SKIF y la SKIFC: